Los Poderes Fascinantes Y Curativos De Algunas Piedras

Los Poderes Fascinantes Y Curativos De Algunas Piedras

Autor : Juan Jose Zaldivar Ortega
Género : Libros, Ciencias, tecnología y medicina, Ciencias de la Tierra,
Leer : 4212
Descargar : 3510
Tamaño de archivo : 23.33 MB
Formato : PDF, ePub

Tomar este libro

Los Poderes Fascinantes Y Curativos De Algunas Piedras

El conocimiento de que, ciertas piedras o gemas y algunos cristales, disfrutande propiedades curativas, han acompañado al hombre desde la más remotaantigüedad, haciéndoles creer que daban protección contra la epilepsia ylos disturbios mentales. Sin embargo, ésta información, que, por un lado,incluye sólo las piedras más conocidas, liberándolas de su terminología científicapara hacer más compresiva y amena la lectura, y, por el otro, no significa en modoalguno que pretendamos reemplazar los tratamientos médicos, ya que la única validezde la presente publicación es ofrecerla bajo el propio riesgo interpretativo de cadalector; pero sí deja al descubierto toda una serie de cualidades de gran valor dealgunas piedras que en gran medida son fascinante para innumerables personas y,curiosamente, podemos encontrar muchas piedras en La Roca de Roque, a pie de lacélebre y visitada Mina el Edén, en la argentífera y bella Ciudad de Zacatecas (México).No debe ser una casualidad, por ejemplo, que en la cúspide del saber y de lasartes, que tuvo lugar durante el Renacimiento, se creara una gran industria con laságatas, que como piedra talismán se llegó a vender en todo el mundo civilizado,siendo tan popular en la ciudad de Bizancio como en la de Londres. En Alemaniaaparecieron grandes yacimientos en el valle de Río Nahe, según documentosaparecidos en al año 1497, dando lugar a una importante industria en la localidad deIdar-Oberstein.En la Antigua Grecia el origen de la Amatista aparece ya como un hechomitológico. La diosa Diana la transformó en una estatua de puro cristal de cuarzopara protegerla de sus brutales enemigos, haciendo algo parecido el dios Dionisio...y los franceses la conocen como la Rosa de Francia.En cuanto a la Esmeralda, el célebre historiador